El medio siglo de “Cien años de soledad”

De cómo me ayudó la gran obra del Gabo a escribir mis novelas

Por Sandor Alejandro Gerendas-Kiss
Publicado el 30 de mayo de 2017

 

El medio siglo de Cien anos de soledad Articulo de Sandor alejandro Gerendas-Kiss 30Mayo2017La primera vez que leí el libro del Gabo fue en tiempos de su publicación, luego, años después, mi segunda lectura me produjo nuevas sensaciones. La tercera fue cuando “Cien años de soledad” cumplía cuatro décadas, (y yo seis, ¡qué barbaridad!), en mis inicios en la escritura de ficción. Desempolvé la novela y la redescubrí, pues no es lo mismo leer con ojos de lector que con ojos de escritor. Ambos pueden saborear un libro, pero los sabores para cada uno son distintos. Así lo fui releyendo en simultáneo con mi escritura para ver si se me pegaba algo. Leía, me emocionaba y escribía. Por las mañanas, tardes y noches trabajaba a tiempo completo y al apagar la computadora, al al filo de la medianoche navegaba en mi cama a través de la mágica escritura de Gabriel García Márquez. Gajes del oficio de un workaholic sin remedio. ¡Qué maravilla de escritura! Me decía, y repetía las preguntas: ¿Qué es todo esto? ¿Cómo lo hizo? ¿Qué está pasando aquí? Y así fue que me propuse analizar la cuestión, a la manera empírica, primitiva, para no influenciarme de lo antes escrito, cosa que no podía hacer en el campo de la Historia, de donde venía, segunda parada de mi vida, y de la primera ni les cuento puesto que no viene al caso.

Todo esto me sirvió de mucho, muchísimo, puesto que el manuscrito de mi primera novela, “Sabina y la séptima extinción”, longitud 570 páginas, contra todo pronóstico agorero de algunos, sin mala intención, pero sin haberme leído, dijeron que perdería mi tiempo con lo que me proponía. No les hice caso y así fue que envié mi manuscrito, aceptado y leído contra todo pronóstico, nada menos y nada más que la prestigiosa Agencia Balcells. Sí, yo, al que no conocían ni en su casa, leído por la gente de doña Carmen, la señora que revolucionó el mercado editorial mundial, artífice del boom literario latinoamericano, agente del Gabo, Vargas Llosa, Carlos Fuentes y muchos otros grandes de la escritura. Yo bailaba de la alegría, y, aunque la novela no fue recomendada para su publicación, gustó. ¿Qué cómo lo sé? Por la coletilla del mail: Sr Gerendas, si escribe una segunda novela háganosla llegar que la leeremos con mucha atención. Así que me apresuré a escribir “Sabina y el viaje a Virtuosia”.

Retomando al Gabo, en mi análisis detecté tres magias principales: en primer lugar, la escritura. Olvídate Gerendas, me dije, tendrías que nacer de nuevo y ser tocado por los arcángeles, como sin dudas lo fue Gabriel. ¡Ah, Gabriel, no había pensado en esto! A lo mejor fue el propio arcángel transmutado en el colombiano escritor de “Cien años de soledad”. ¡Claro! El arcángel Gabriel García Márquez, suena bien. Su escritura es celestial, inimitable, irrepetible, inmanente del reino de los cielos. La segunda observación: una imaginación fuera del planeta, aderezada con fantasías de nueva generación, tanto así que dio origen a una inédita denominación, el realismo mágico, al cual, de una vez lo digo, no pertenecen mis novelas. Pero en cuanto a creatividad, imaginación, personajes y situaciones fantásticas y fantasiosas, sí me anoto, puesto que me siento cómodo. En esto sí puedes pasar la prueba, me dije, y la relectura de los cien años vinieron a reforzarlo. En tercer lugar coloqué la dinámica de la acción, especie de –que no quede página sin que se mueva algo–. Una acción continuada, un oleaje de playa, de una ola nace otra y de ésta, aún en desarrollo, sale una nueva, en océanos de imágenes y construcciones literarias inagotables, que más de las veces rompen en lo inesperado y mantienen al lector aferrado al libro. Algo espléndido en Gabo y nada fácil, pero qué suerte contar con este libro como fuente de inspiración.

“Sabina y el viaje Virtuosia” es un paseo a través de la condición humana, un compendio de aventuras con trasfondo filosófico y psicológico marcada de nostalgia por el helenismo, la evocación de la alegoría de la Caverna de Platón; inspirada de algún modo en la “Odisea” de Homero, en “Un mundo feliz” de Huxley y algo menos en “1984” de Orwell. Los personajes son jóvenes de carne y hueso, que padecen y ríen como cualquier persona que va llenando su vida con distintos capítulos, amor y erotismo incluidos. De los amigos, tres son griegos, una venezolana, uno inglés y uno húngaro, viven en Atenas, a cien años en nuestro futuro, todavía en el Neolítico, por convención, para proveer ubicación y punto de salida a la creciente crisis de civilización, inmersa en hiper corrupción, consumo generalizado de drogas, abstracción de la realidad y en la cual el cambio climático ha tomado características extremas, colocando la vida sobre la Tierra bajo amenaza de extinción. La salvación del planeta depende de poder alcanzar Virtuosia, pero antes Sabina y sus amigos deben viajar a Virtualia, un mundo mucho más allá del futuro de ellos, de ubicación temporal y geográfica indefinidas. Allí habitan fantásticos personajes, con algunos nombres y situaciones prestados de la Odisea, mutados físicamente a consecuencia del sedentarismo extremo. Si Sabina y sus amigos no logran convencer a mil personas para que abandonen su mundo hipervirtual se hará imposible el viaje a Virtuosia, lugar ideal, sin corrupción ni vicios, basado en la remuneración según méritos de cada quien. Los habitantes de Virtualia se resisten ir a Virtuosia y se aferran a su “agradable virtualidad”, y sienten en la propuesta un lugar inalcanzable, que destila aroma a utopía. Para disipar esta sensación se ha creado la Universidad Post Neolítica, un vistoso campus y alegóricas edificaciones, cuyo rector es un resucitado Platón, con la misión de dar forma tangible a Virtuosia, además de coordinar el abandono del Neolítico y la salida hacia ese ansiado peldaño superior de civilización, sede de una nueva edad de oro de la humanidad, como es Virtuosia.

De “Sabina en Inframundi” les contaré más adelante, así como de “Sabina y la séptima extinción” que, siendo la primera de la saga, aún no está publicada. También les contaré lo que sucedió con la lectura del tercer manuscrito por la Agencia Balcells.

 

 

Conoce más del autor en:
Sitio Web: http://sgerendask.com/articulos-publicados
Twitter: @sgerendaskiss y @sandorgerendask
Facebook: Sandor Alejandro Gerendas-Kiss y Los libros de Gerendas-Kiss
LinkedIn e Instagram

 

Para regresar a los artículos de Sandor Alejandro Gerendas-Kiss

Deja un comentario