Luis de Narváez, otro fallido precursor de la conquista de los caracas

Breve Historia de la fundación de Caracas. Parte 6

Por Sandor Alejandro Gerendas-Kiss
Publicado el 15 de julio de 2017

 

Caracas y el Avila 6 para WEB SGK Serie articulos "Breve historia de la fundación de Caracas" por Sandor Alejandro Gerendas-KissLa muerte del Tirano Aguirre, tras dejar un drama en la selva y una estela de sangre a lo largo del río Amazonas y la isla de Margarita, trajo la calma a la Provincia de Venezuela. Las noticias sobre el abominable crimen en el que Aguirre asesinara a su propia hija en Barquisimeto, poco antes de su muerte, corrió como reguero de pólvora. La Nueva Segovia de Barquisimeto quedó prácticamente en escombros por el incendio que provocó Aguirre.

La muerte de Juan Rodríguez Suárez, el hombre llamado a conquistar el valle de los caracas y establecer una ciudad con todas las formalidades acostumbradas por los españoles, echó por tierra los planes que Collado tenía con el fundador de Mérida. La noticia de su fallecimiento llegó hasta los más apartados rincones. Francisco Fajardo, por medio de sus amigos indígenas entró en conocimiento de ello. El precursor de la fundación de Caracas despachó a Juan Alonso desde El Collado para solicitar auxilios al gobernador, quien comenzó a reunir soldados, incluyendo a muchos de los restos de las tropas de Aguirre, con los que salió hacia San Francisco.

El 1° de noviembre de 1561 fue nombrado Alonso Bernáldez de Quirós gobernador interino de Venezuela, con expresas órdenes de contribuir a la derrota de Aguirre, sin saber que este ya había sido derrotado. Además, traía el encargo de realizar el juicio de residencia a Pablo Collado, por su actitud poco valiente ante la invasión del Tirano. A Bernáldez, natural de Medellín, lo apodaban “Ojo de plata”, por tener un globo ocular de ese metal. El 24 de noviembre llegó a Borburata “con dos navíos y un patache, cargados de elementos de guerra y algunos soldados (…) desembarcó, e inmediatamente siguió a El Tocuyo, donde encontró que ya había sido destruida la facción de Aguirre”, como indica Luis Alberto Sucre, en su útil obra “Gobernadores y capitanes generales de Venezuela”.

El 19 de diciembre Bernáldez fue recibido por el Ayuntamiento de El Tocuyo. En el juicio todos los testigos declararon en contra del licenciado Collado, por su actitud cobarde demostrada frente a Lope de Aguirre. Fue destituido y enviado preso a Santo Domingo y desde allí a España. Saldría en la misma embarcación que el veterano Diego García de Paredes, que iba en busca de mercedes por su contribución a la derrota del Tirano. El fundador de Trujillo era el llamado para sustituir a Rodríguez Suárez en la peligrosa tarea de la conquista del valle de los caracas, pero su viaje frustró las expectativas que el gobernador tenía con él, por lo cual optó por enviar hacia aquellas tierras una expedición al mando de Luis de Narváez.

El alguacil mayor de El Tocuyo salió en compañía de setenta soldados, muchos de ellos exmarañones, una cantidad de indios y algunos negros. Se cifraban grandes esperanzas en que este contingente conquistaría el imponente valle del río Guaire. En junio marcharon por la región que luego se llamaría de Aragua. Siguieron el curso del río Cáncer (Tuy) y llegaron a los valles del mismo nombre. Narváez, un hombre poco experimentado en estas lides, cometió un grave error. Cuenta Oviedo y Baños que iba “tan confiado que por librarse del peso de las armas las llevaban liadas los soldados sobre las bestias del bagaje (…)”. Cuando se disponían a emprender la subida de la serranía, allí donde Rodríguez Suárez encontró la muerte, Terepaima los sorprendió con gran cantidad de indios. Apenas iniciados los primeros encuentros, Narváez fue herido de muerte y las tropas desbaratadas, quedando apenas una veintena de sobrevivientes. El categórico triunfo de los indígenas aumentó la fama de sus guerreros y acrecentó los temores de los españoles, quienes suspendieron por un tiempo los intentos de penetrar el inexpugnable territorio.

Algunos de los supervivientes lograron llegar a la villa de San Francisco, en donde Fajardo estaba la espera de los socorros solicitados. Fue informado del final de la expedición de Narváez. Percatándose de esta reunión, los indígenas los atacaron, pero el margariteño resistió con tenacidad, aunque perdió seis o siete de sus hombres y al final se vio forzado a retirarse a El Collado. Guaicaipuro logró confederar varias tribus para luchar contra los extranjeros, incluso puso de su lado a Guaicamacure, el protector de Fajardo. Los dos caciques, con gran cantidad de combatientes, lanzaron un sorpresivo ataque a El Collado, obligando a Fajardo y su gente a embarcar en unas piraguas. Algunos se dirigieron a Borburata y otros, junto con Fajardo, a Margarita. De esta manera ambos pueblos, San Francisco y El Collado, quedaban despoblados.

Para leer los otros artículos de la serie Breve historia de la fundación de Caracas

 

 

Para conocer más del autor visite:
Sitio Web: http://sgerendask.com/articulos-publicados
Twitter: @sgerendaskiss y @sandorgerendask
Facebook: Sandor Alejandro Gerendas-Kiss y Los libros de Gerendas-Kiss
LinkedIn e Instagram

 

Para regresar a los artículos de Sandor Alejandro Gerendas-Kiss

 

Deja un comentario