Breve historia de la fundación de Caracas. Parte 1

Orígenes de la fundación de Caracas

Por Sandor Alejandro Gerendas-Kiss
Publicado el 11 de julio de 2017

 

Caracas y el Avila para WEB SGK Serie articulos "Breve historia de la fundación de Caracas" por Sandor Alejandro Gerendas-KissEn cierto modo la fundación de Caracas tuvo sus orígenes en la isla de Margarita, por intermedio del precursor Francisco Fajardo, primer mestizo que entra en nuestra historia. Hijo de padre español, homónimo, y de Isabel, cacica de cacicas de la isla, “india pura caraca-guaiquerí”, nieta del cacique Charaima, según Juan Ernesto Montenegro, en su “Francisco Fajardo y la fundación de Caracas”. Mientras que José de Oviedo y Baños, en su “Historia de Venezuela” cuenta que Fajardo oyó a su madre hablar en distintas ocasiones de la diversidad de naciones, de la fertilidad del terreno, la benignidad del clima y demás bondades del valle de los caracas. De Isabel, Juan de Castellanos, en su “Elegías de varones ilustres de Indias”, con sus particulares versos, escribía: «Doña Isabel la india se decía // Señora principal, mujer bastante // A quien grande respeto se tenía // Toda la tierra firme circunstante». De su segundo matrimonio, con Alonso Carreño, la cacica tuvo dos hijos varones: Alonso y Juan Carreño, quienes, junto con Francisco, pronto participarían en las expediciones. Algunos cronistas denominan a los tres hermanos como “los soldados mestizos” o “los Fajardos”.

No se sabe cuáles fueron los móviles que impulsaron a Francisco a emprender sus expediciones. Lo más probable es que su madre lo estimuló a buscar nuevos horizontes y utilizar sus relaciones familiares para entrar en contacto con gente importante de las costas y los valles de los caracas. También es preciso añadir que Fajardo dominaba el castellano y la lengua indígena de sus antepasados, unido a la alcurnia materna, todo ello le confería enormes ventajas para incursionar con éxito en aquellos prometedores y defendidos lugares.

La noticia documental más antigua sobre los indios caracas es una licencia que data del 29 de julio de 1532, referida por el historiador Enrique Otte. Mientras que el Hermano Nectario María, en su “Historia de la conquista y fundación de Caracas”, advierte que nunca existió una tribu caracas, error originado en el nombre de una planta que abundaba a lo largo del litoral central, e indica que este equívoco bastó para que los cronistas dieran este nombre a todos los aborígenes de aquellas tierras e informa que también él utilizará tal designación por llevar su uso y aceptación más de cuatro siglos. Los verdaderos nombres de las tribus fueron: toromaimas, mariches, tarmas, paracotos, chagaracotos, chavavaros, tomusas, quiriquires, teques y meregotos.

Fajardo partió en abril de 1555 en su primer viaje, en compañía de sus hermanos, Pedro Fernández y veinte indios. Arribó al río Chuspa, donde fue recibido por Sacama y Niscoto, caciques del lugar, y un centenar de indígenas, con los que intercambió hamacas, alimentos y granos de oro. Se entrevistó con Guaicamacure y luego con Naiguatá, sobrino de Charaima, a quien contó sus planes y recibió su apoyo. Luego entró en contacto con otros jefes de tierra adentro, de los cuales obtuvo información «de la otra parte de la serranía», sobre su geografía y los indígenas que la habitaban. Considerando que el viaje había sido provechoso, retornó a Margarita. De vuelta a la isla, no es difícil imaginar que Francisco no soñara con otra cosa que entrar en aquellos fantásticos valles que lo tenían hechizado. Pronto comenzó a preparar un segundo viaje, con decisión de establecer un asiento o fundación con todas las formalidades del caso, detrás de aquellas maravillosas montañas que bordeaban el litoral central.

 

Artículos de esta serie:

1. Orígenes de la fundación de Caracas
2. Segundo viaje de Francisco Fajardo

 

 

Para conocer más del autor visite:
Sitio Web: http://sgerendask.com
Twitter: @sgerendaskiss y @sandorgerendask
Facebook: Sandor Alejandro Gerendas-Kiss y Los libros de Gerendas-Kiss
LinkedIn e Instagram

 

Para regresar a los artículos de Literatura e Historia de Sandor Alejandro Gerendas-Kiss

 

Deja un comentario